Acorralado por la justicia, un asustado «Padrillo Republicano» negó sus propios audios

Delgado Puentes, ex planillero de Yacyretá durante la era Cartes, dice ahora que los audios injuriosos que dirigió contra políticos “no son de su autoría”.

Hirán Delgado Puentes, conocido como “Padrillo Republicano”, compareció hoy en el juicio oral y público que enfrenta luego de ser querellado por la diputada liberal Celeste Amarilla.

Es acusado de atentar contra el honor y reputación de la diputada, así como de denigrar la memoria de su difunto marido, Franklin “Anki” Boccia, por medio de sus acostumbrados audios de Whatsapp.

Atrás quedaron los días de gloria del «Padrillo», a quien se lo vio hoy solo, abandonado y temeroso en el banquillo de los acusados.

Lejos de sus arrebatos de bravura, más que un equino vigoroso parecía un pollito mojado ante las preguntas de jueces y fiscales.

El momento más humillante fue cuando negó hasta su propia voz, afirmando que los audios que ofician como pruebas fueron un montaje de sus enemigos imaginarios.

Casi al borde del llanto – según testigos- el ex planillero cartista balbuceó algunas evasivas, mientras se frotaba la nariz de manera compulsiva, buscando calmar la picazón de sus insaciables conductos nasales.

Hirán Delgago, en su mayor esplendor, recibía una remuneración que superaba los 60 millones. Su única función era grabar audios ordenados por agentes periféricos del cartismo.

Fue probablemente unos de los bufones más costosos que haya dado la historia del Paraguay, teniendo en cuenta la relación entre su paupérrima calidad humorística y las onerosas erogaciones por sus servicios.

Sus blancos preferidos eran políticos opositores, como Celeste Amarilla, quien decidió llevarlo a la justicia, por un audio en donde se profiere contra ella todo tipo de descalificaciones.

Mario Abdo Benítez también fue uno de los blancos, cuando estaban en la interna de la ANR. Tras el triunfo electoral del candidato presidencial de Añeteté, Delgado Puentes renunció rápidamente a su puesto de «humorista» subsidiado con fondos de la hidroeléctrica.

Fue célebre el cruce del «Padrillo» con el senador Juan Carlos Galaverna, por la dura respuesta del legislador: “la definición de padrillo es caballo semental, no sé cómo podés ser padrillo si sos yegua desde jovencito”, disparó el popular “Calé”.

Sin la protección de Canillas, abandonado por sus viejos amigos de tragos y sustancias, Hirán Delgado Puentes más que un «padrillo» fue hoy un jamelgo golpeado por la llanura: convaleciente, asustado y al borde del llanto.

Share