Supuesta «enana psicópata» rompe el silencio: «no soy una asesina»

Acusada de ser uns psicópata con enanismo que habría fingido ser menor de edad para asesinar a sus padres adoptivos, Natalia Grace rompe por fin el silencio y cuenta su verdad. Afirma tener 16 años, dice que no es una criminal y pide justicia por haber sido abandonada.

En 2010, una pareja norteamericana – Michael y Kristine Barnett- adoptó a una niña ucraniana de 7 años llamada Natalia Grace. La familia al principio encajó perfectamente pero pronto comenzaron los problemas de convivencia. Lo cierto es que los Barnett decidieron huir a Canadá y dejaron en Estados Unidos a Natalia. El Estado norteamericano de Indiana (localidad donde vivían) los encontró culpables por abandono de menor y los condenó a prisión.

Luego de conocerse la pena para los Barnett, ellos justificaron su accionar en que en realidad Natalia Grace sería una impostora de 33 años con enanismo y una patología mental quien se habría hecho pasar por una niña para engañarlos y matarlos. La historia recorrió el mundo por su parecido con la famosa película de terror «La huérfana».

Ahora Natalia Grace rompió el silencio y habló en TV. Adoptada por una nueva familia -los Mans, quienes estuvieron a su lado apoyándola durante la entrevista- Natalia afirma haber nacido en 2003, tener 16 años y no ser una psicópata asesina.

Grace sostiene que sí sufre de enanismo pero que no es una impostora. Según relata, su vida con los Barnett era feliz, hasta que su madre adoptiva Kristine de repente empezó a sospechar de ella, acusándola de tener vello púbico y menstruar a los 6 años, obligándola a usar tampones.

Su actual madre, Cynthia Mans, confirmó en TV que su hija nunca menstruó hasta ahora y que los dichos de la Sra. Barnett no son sino patrañas. Además, sostuvo que Natalia Grace – a quien encontró sola vagando por la calle- es muy buena hermana con sus otros hijos biológicos.

Grace pide que los Barnett cumplan su condena y se haga justicia por haberla maltratado y abandonado.

La realidad supera a la ficción.

Share