Finalmente, hoy tendrá lugar el «Brexit»

Hoy a las 23 (hora de Londres) Gran Bretaña abandonará la Unión Europea, 1317 días después de que ganara el «sí» en un plebiscito en junio de 2016. Te contamos qué va a cambiar en el Reino Unido y en Europa desde mañana.

Hoy, viernes 31 de enero, se producirá el «Brexit» -la retirada del Reino Unido de Gran Bretaña como miembro de la Unión Europea (UE)- consecuencia de la decisión popular expresada en un plebiscito que tuvo lugar en junio de 2016.

La salida se produce casi 4 años después de la votación y esto se explica por el sismo político que causó el inesperado resultado. Varios gobiernos se sucedieron -en el medio hubo 2 elecciones generales- pero el Parlamento no se ponía de acuerdo en las condiciones para que se realice el «divorcio».

Finalmente, gracias a la apabullante victoria del actual Primer Ministro, Boris Johnson, en diciembre de 2019, se impuso la vía del Brexit «duro», es decir, de golpe y sin condiciones, las cuales se van a ir definiendo conforme pase el tiempo y se presenten las circunstancias.

De esta manera, si bien Gran Bretaña va a dejar la UE a partir de mañana, en los hechos se abre un período de transición, en el cual los británicos van a seguir sometidos a las reglas y obligaciones de la Comunidad Europea mientras negocian con los 27 países que integran la Unión los términos de salida.

Además de todos los  términos comerciales que vinculan a Londres con Europa, entre los temas que deben renegociarse están los siguientes: cooperación en seguridad e inteligencia, estándares para la aviación civil, el acceso a aguas internacionales para la pesca, programas estudiantiles de intercambio, aprovisionamiento energético, reglamentaciones en materia de medicamentos, etc.

La transición se prevé que dure un año, hasta el fin de 2020, durante el cual los británicos seguirán pagando su contribución económica a la UE. Luego de Alemania, ellos son los mayores contribuyentes, por lo cual su salida va a tener un verdadero impacto en las cuentas europeas.

En cuanto a la libertad de circulación entre Europa y las islas británicas, ésta se mantendrá durante 2020, de manera tal que ni los británicos ni los europeos deberán tramitar visas en los respectivos territorios.

Por el lado de la UE, además de perder a su 2do aportante en materia de impuestos, también perderá un 5,5% de su población (66 millones de británicos). Todos los diputados representantes del Reino Unido en el Parlamento Europeo (que funciona en Bruselas) deberán dejar sus bancas.

Tampoco podrán permanecer en sus puestos los funcionarios de la administración de la UE que tengan nacionalidad británica, excepto que hayan tramitado una doble nacionalidad que sí los habilite.

Obviamente, el Primer Ministro británico ya no formará parte de las reuniones periódicas que se realizan entre los jefes de Estado de los países miembros de la Unión.

El Brexit también golpeará a los británicos que residen en otros países de Europa (1,2 millones) y a los europeos que viven en el Reino Unido (2,9 millones). Sin embargo, gracias a un acuerdo establecido entre Londres y Bruselas, todos los expatriados que se hubieren establecido en Europa o en Gran Bretaña antes del fin de la transición, conservarán sus derechos adquiridos.

En lo que respecta a las empresas e industrias, por el momento tampoco verán muchos cambios en su situación. Pero esto podrá modificarse de acuerdo a las negociaciones que se establezcan entre el gobierno de Boris Johnson y las autoridades de la Unión Europea.

Share