Un tercio de la humanidad en cuarentena a consecuencia del Coronavirus

Los últimos países que dispusieron aislamiento obligatorio para sus habitantes son India y Rusia, mientras China intenta volver a la normalidad.

 

19.000 muertos y 430.000 infectados en unos 175 países es el saldo actual de la enfermedad que es producida por un nuevo tipo de Coronavirus; cifras que aumentan vertiginosamente todos los días.

La enfermedad, que tuvo su epicentro en Wuhan, llegó a prácticamente todo el mundo, y según la Organización Mundial de la Salud, “La pandemia se está acelerando”.  A medida que se extiende, más países adoptan medidas más o menos estrictas para limitar el movimiento de sus habitantes, o confinarlos por completo: al menos 2.600 millones de personas, según los cálculos de la agencia de noticias francesa AFP, se encuentran en aislamiento.

A pesar de todas las noticias catastróficas que llegan, lo bueno es el levantamiento de la cuarentena en la provincia de Hubei, mientras que se espera que el 8 lo haga Wuhan. Los primeros trenes y buses que comunican la zona con el resto de China han empezado a circular, después de dos meses de estar parados.

Todo lo contrario ocurre en India, el segundo país más poblado del mundo, que amaneció este miércoles con sus casi 1.300 millones de habitantes en “confinamiento total” de 21 días, decretado por el Gobierno, mientras existen fuertes dudas acerca de la posibilidad real de acatamiento de lo resuelto.

Medidas similares se han adoptado en otros países del sureste asiático, desde Tailandia a Malasia. Por ejemplo el caso de  Indonesia, donde se teme que el número real de afectados sea muy superior al declarado tras una lenta reacción oficial —686 casos y 55 muertes.

Corea del Sur—con un centenar de nuevos casos— y Japón, dos países que han conseguido mantener bajo control sus curvas, igualmente optan por medidas restrictivas. En Tokio, la gobernadora de la capital nipona, Yuriko Koike, ha pedido a los cerca de 14 millones de habitantes que viven en la ciudad que no salgan de casa en los próximos días.

Mientras que en todo el continente europeo continúan los intentos de aplanar las curvas, en España, se han detectado 7.937 casos más, llegando a los 47.610, y se han superado, con 3.434 fallecidos, las cifras de víctimas mortales en China. Italia, el país más afectado en Europa y el que ha registrado mayor número de fallecimientos en el mundo, contabiliza 69.176 contagios y 6.820 muertes.

Alemania, por su parte, ha vedado el paso por sus fronteras a cerca de 300.000 trabajadores temporales, provenientes en su mayoría de Rumanía y Polonia, que llegan hasta ese país para realizar labores agrícolas. Por su parte, Francia, que también ha ordenado a su población quedarse en casa, calcula que las medidas durarán “unas seis semanas”. En el Reino Unido, tras una serie de titubeos se ha impuesto también el confinamiento a sus 66 millones de habitantes.

Rusia también se ha sumado a los países que entran en cuarentena y sus ciudadanos no irán a trabajar la semana próxima, según ha anunciado su presidente, Vladimir Putin.

En América Latina, donde el caso español ha causado una fuerte alarma, Panamá ha decretado una cuarentena, Uruguay y Argentina también tomaron medidas aislatorias, al igual que casi todos los países de la región

En cambio, Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, continúa minimizando la pandemia y asegura que los gobernadores que adoptaron medidas de cuarentena ponen en riesgo la economía con una política de “tierra arrasada” y comparó al COVID-19 con una “gripecita”.

Pese a la cautela generalizada, Estados Unidos, que ya acumula casi 50.000 contagios y amenaza con convertirse en uno de los focos mundiales de la enfermedad, considera relajar sus medidas de aislamiento para mediados de abril.

Share