Salud Pública: Si usás mascarilla y guantes, hacélo bien de principio a fin

Advierten que los tapabocas NO son reutilizables y que los guantes de látex no son la panacea: el virus puede quedarse en ellos hasta 8 horas.

 

Se desaconseja el uso de guantes de látex de forma cotidiana, puede dar una falsa sensación de seguridad. Hay que entender que el virus del coronavirus COVID-19 puede permanecer en el guante de látex hasta 8 horas, por consiguiente, todo lo que se toque con el guante en ese lapso se puede contaminar. En este sentido, se enfatiza que el lavado de manos es la mejor medida de prevención contra el COVID-19 y otros virus respiratorios.

Las mascarillas están indicadas para todo aquel que presente signos y/o síntomas respiratorios, para el personal de salud involucrado en la atención de este tipo de pacientes y para los cuidadores de enfermos.

Son efectivas cuando se emplean en combinación con la higiene de manos.

Se recomienda cambiar la mascarilla cada 3 horas o hasta que ésta se humedezca.

Las mascarillas no son reutilizables. Al momento de quitarse la mascarilla, se aconseja empezar por detrás y no tocar la parte frontal. Posteriormente, colocarla en una bolsa de plástico, desinfectar la bolsa y finalmente desecharla con la basura. Es muy importante no olvidarse del lavado adecuado de las manos con agua y jabón.

Colocación de la mascarilla

Antes de utilizar la mascarilla, es necesario lavarse bien las manos con agua y jabón.

Al momento de colocarse la mascarilla, debe asegurarse de cubrir bien la boca y la nariz.

Evite tocar la mascarilla mientras la use. Si lo hace, lávese de vuelta las manos.

Disposición final

Para desechar la mascarilla y los guantes, deben ser colocados previamente en una bolsa de plástico para luego arrojarlos en un basurero; seguidamente, lavarse las manos.

Arrojar basura en la vía pública es un acto pasible de multa, donde los infractores se exponen a recibir una sanción económica, de acuerdo a la normativa vigente. Hoy día, en plena contingencia por COVID-19, se puede observar en las calles cómo algunas personas, sin precaución alguna y con absoluta inconciencia, desechan sus mascarillas y guantes.

Además de ensuciar las principales arterias del país, contaminan el ambiente. Expertos advierten que este tipo de desecho sólido puede convertirse en agente dispersor del virus causante de la COVID-19.

Los funcionarios recolectores de basura pueden contaminarse las manos y, luego, contaminar todo lo que van tocando a su paso, con el simple hecho de entrar en contacto con las mascarillas o guantes que pueden contener secreciones respiratorias, poniendo en riesgo la salud y la vida de muchos, explica la doctora Viviana Degea, coordinadora técnica de la Dirección de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud.

Desde esta dependencia, se recomienda que los desechos contaminados con fluidos corporales de pacientes sospechosos o confirmados con COVID-19 (toallas de papel, papel higiénico y mascarillas), deben colocarse en bolsas de plástico cerradas, desinfectar las superficies de las bolsas con soluciones líquidas de alcohol al 70% o hipoclorito de sodio, para luego depositarlas con la basura, como cualquier otro tipo de desecho.

Por su parte, el Ingeniero Ambiental Osmar Caballero, director de Residuos Sólidos de la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA), expone que lo ideal es que cada ciudadano traslade sus residuos hasta su domicilio y allí lo deposite en bolsas para su disposición final, junto con la basura común. En caso de encontrarse por la calle camino al trabajo, propone depositar estos materiales en los contenedores de residuos más próximos, envolviendo con otra bolsa, a modo de minimizar cualquier eventual rotura o derrame del contenedor. Luego de quitarse la mascarilla y depositar en el basurero, es imprescindible lavarse las manos con agua y jabón.

Comparte