Coronavirus encontrado en semen de pacientes infectados

El nuevo coronavirus puede persistir en el semen de los hombres incluso después de que hayan comenzado a recuperarse. Un hallazgo aumenta la posibilidad de que el virus se transmita sexualmente.

Un equipo del Hospital Municipal de Shangqiu evaluó a 38 pacientes varones tratados allí en el momento álgido de la pandemia en China, entre enero y febrero, según la información divulgada por CNN.

Alrededor del 16% de ellos tenían evidencia del coronavirus en su semen, informó el equipo en la revista JAMA Network Open. Alrededor de una cuarta parte de ellos estaban en la etapa aguda de infección y casi el 9% de ellos se estaban recuperando, reportó el equipo.

«Descubrimos que el SARS-CoV-2 puede estar presente en el semen de pacientes con COVID-19 y el SARS-CoV-2 aún puede detectarse en el semen de pacientes en recuperación» es lo que manifiesta parte del informe del equipo de investigación.

«Incluso si el virus no puede replicarse en el sistema reproductor masculino, puede persistir, posiblemente como resultado de la inmunidad privilegiada de los testículos», agregó el equipo. La inmunidad privilegiada significa que el sistema inmunitario no puede alcanzar completamente la región para atacar a los invasores virales.

No es un hallazgo sorprendente. Muchos virus pueden vivir en el tracto reproductor masculino. Se descubrió que el virus del Ébola y el Zika se disemina en el semen, a veces meses después de que un paciente se ha recuperado.

Todavía no está claro si el coronavirus puede propagarse de esta manera. Encontrar evidencia de virus no significa necesariamente que sea infeccioso.

«Si se pudiera demostrar que el SARS-CoV-2 puede transmitirse sexualmente en futuros estudios, la transmisión sexual podría ser una parte crítica de la prevención de la transmisión», señalaron los investigadores.

«La abstinencia o el uso del condón podrían considerarse como medios preventivos para estos pacientes. Además, vale la pena señalar que es necesario realizar estudios para monitorear el desarrollo fetal. Por lo tanto, evitar el contacto con la saliva y la sangre del paciente puede no ser suficiente, ya que la supervivencia del SARS-CoV-2 en el semen de un paciente en recuperación mantiene la probabilidad de infectar a otros”.

Comparte