Delitos ambientales no cesan en reservas de Itaipu

La tala indiscriminada y la caza furtiva siguen campantes en las reservas de Itaipu. Esta vez la denuncia de las autoridades de la binacional hace referencia a la deforestación de 11 hectáreas de bosques nativos en la zona de Puerto Indio.

 

El director paraguayo de la Itaipu Binacional, denunció la invasión y la tala indiscriminada en una región boscosa que pertenece a la franja de protección del embalse de la hidroeléctrica.

El anuncio se hizo posteriormente a la reunión que mantuvieron las autoridades de la Binacional en conjunto con el presidente de la República, Mario Abdo Benítez y los ministros Euclides Acevedo, Arnaldo Giuzzio, la presidenta del Infona, Cristina Goraleswki, además de autoridades policiales y militares.

Ernest Bergen informó que la Itaipu constató la tala de al menos 11 hectáreas de bosques nativos en la zona de Puerto Indio, Alto Paraná, a unos 100 kilómetros aguas arriba de la central hidroeléctrica.

Las denuncias de desmontes ilegales así como la caza furtiva en estas reservas no son nuevas. Desde hace un buen tiempo la Binacional viene reportando estos hechos en la zona y ante ello se inició una investigación fiscal con varias incursiones y en todas ellas, los presuntos invasores huyeron del sitio.

El modus operandi de estas personas consiste en huir cuando se realizan estos procedimientos, para volver a los pocos días después realizando una mayor incursión, tala y desmonte.

Finalmente, el sitio deforestado ha sido ocupado por este grupo de gente, que se autodenominan “campesinos sin tierra” y continúan avanzando con la feroz depredación de la zona.

La reunión entre las autoridades tuvo por finalidad la de coordinar trabajos interinstitucionales que permitan la protección de estas reservas biológicas de la Itaipu.

Estos hechos punibles cometidos en contra de la fauna y la flora del lugar, no solamente representan un terrible daño medioambiental sino que también ponen en peligro la generación de energía eléctrica, teniendo en cuenta que estas franjas boscosas protegen el embalse del Río Paraná que es finalmente la materia prima de la hidroeléctrica.

 

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.