La farsa Bukele que elogian en Paraguay

El Salvador al borde del colapso. Celebrado hospital inaugurado por su presidente Bukele resultó ser una burda manipulación: falta de camas y de personal de blanco.

Políticos, periodistas, influencers y ciudadanos en general no dudaron en desparramar elogios al twittero presidente de El Salvador, Nayib Bukele, que con bombos y platillos inauguró “el hospital más moderno de Sudamérica”.

Importantes sectores de la opinión pública paraguaya señalaron a Bukele como la representación perfecta de la gestión gubernamental en la pandemia. El motivo: haber inaugurado supuestamente un centro asistencial con 1000 camas de terapia intensiva.

Sin embargo, detrás de este operativo hábilmente instrumentado por los trolls del desánimo sólo había manipulación, fake news y fantasía.

Muchos Bukelebelievers tendrán que afrontar la desilusión cuando se enteren de las verdaderas noticias que ya empiezan a llegar desde el país centroamericano.

En primer lugar, en El Salvador no se construyó ningún hospital. En realidad, allí se utilizó la infraestructura ya existente del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO), una construcción que data ya de muchos años, que posee varios pabellones e incluso un anfiteatro, donde tuvieron lugar importantes eventos.

El presidente Bukele entonces utilizó los pabellones ya existentes de una infraestructura que su gobierno no construyó.

Lo que fue presentado como un hospital con tecnología de punta, parece derribarse como un castillo de naipes, y  no se hicieron esperar las primeras denuncias de lo que muchos consideran un verdadero fraude comunicacional.

A varios días de su inauguración, el hospital recibió a escasos pacientes. De hecho, desde la cuenta del nosocomio informaron que en la primera noche atendieron a solamente 8 pacientes. Bajísimo numero, teniendo en cuenta que – a diferencia de lo que sucede en Paraguay- los hospitales de El Salvador se encuentran abarrotados de pacientes con Covid-19.

Así, en uno de los periódicos de mayor circulación hay una nota que se titula “Hospitales se mantienen saturados por COVID-19”. Allí se puede leer que el “personal sanitario dice desconocer por qué no se han movilizado a más pacientes para el Hospital El Salvador”.

El Hospital El Salvador -que en su propia cuenta de Twitter se describe como “El hospital más grande y más moderno de Latinoamérica”- al parecer ni siquiera posee equipamiento propio.

En el diario “La Prensa Grafica” de El Salvador, se publicó un  artículo cuyo título reza lo siguiente: “Hospital El Salvador con equipo del ISSS en calidad de préstamo”.

“El Seguro Social confirmó en su cuenta de Twitter que equipo del hospital El Salvador es de su propiedad. Convenio firmado en abril regula la devolución” también destaca la información.

El Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), sería el equivalente local del Instituto de Previsión Social y fue la entidad que proveyó de equipos médicos que posteriormente deberán ser devueltos.

Existen dos aspectos que confirman la farsa del moderno hospital inaugurado por Bukele, celebrado aquí por nuestros “formadores de opinión”. El primero, que en realidad no se construyó nada, sino que se utilizó una infraestructura ya existente. Y el segundo, que no fueron 400 camas de UCI tal como lo anunció Bukele, sino 105 y con equipo médico prestado.

Otra de las cuestiones que hacen del autodenominado “hospital más grande y más moderno de Latinoamérica”- casi una “fake news” es que ni siquiera cuenta con personal de blanco capaz de brindar atención en sus instalaciones. De hecho, en la cuenta de Twitter de la institución publicaron un anuncio en el cual convocan de manera improvisada a una selección de personal.

De este modo, el modelo celebrado como paradigma mundial de la medicina por nuestros sesudos analistas locales es un hospital sin personal de blanco.

En este sentido, publica La Prensa Gráfica: “La falta de especialistas es algo que genera dudas también entre el gremio médico, puesto que afirman que hay 26 intensivistas en el sistema público”.

El Ministerio de Salud de El Salvador aclaró, además, que “en esta primera fase se pondrán a disposición 100 camas UCI -y no 400 como afirmó el presidente Nayib Bukele-, pues las otras 300 son camas para cuidados intermedios”

El Hospital fue inaugurado este domingo con una cadena nacional y sin acceso a la prensa.

También hay que decir que, lejos de la posición triunfalista ostentada por Bukele, la situación esta complicada en ese país. Los casos confirmados suben a 6.173 mientras que los fallecidos ya suman 164.

Saturación hospitalaria al borde del colapso, inauguraciones de infraestructuras ya existentes, limitaciones a la libertad de expresión, récord de contagios y más de 164 muertos. Estos son los hechos que diariamente festejan amplios sectores de la opinión pública de nuestro país, mientras las autoridades paraguayas, con errores y aciertos, luchan por seguir salvando vidas.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.