Presentaron una campaña de prevención de abuso sexual en niñas llamado “Ñañangareko”.

El Ministerio de la Niñez, en conjunto con otros ministerios y cooperaciones, lanzó esta iniciativa comunicacional cuyo lema es: “Una niña embarazada es una niña abusada”. La ministra de la Niñez pidió al MEC incluir Educación Sexual en la malla curricular.

 

Aunque se han logrado avances en la implementación de políticas, programas y  protocolos para garantizar la salud sexual y reproductiva, así como la prevención del abuso sexual, la naturalización de esta problemática exige implementar acciones de sensibilización y concienciación como esta campaña informa en su portal el Ministerio de la Niñez y la Adolescencia.

La misma se enmarca en el proyecto “Prevención del embarazo adolescente y de la violencia/abuso sexual en niñas y  adolescentes desde un abordaje intersectorial”,  que se implementa en el distrito de Caaguazú, seleccionado debido a sus altas cifras de abuso sexual y embarazo en niñas y adolescentes.

Caaguazú es el departamento con la tercera cifra más alta de nacimientos en niñas de 10 a 14 años, después de Alto Paraná y Central; y ocupa el cuarto lugar en nacimientos registrados en adolescentes de 15 a 19 años, según datos del MSPyBS.

La nota llamativa de la campaña es que la ministra Teresa Martínez, pidio al MEC la incorporación de la Educacion Sexual dentro de la malla curricular de estudios en las escuelas, lo cual suele ser muy resistido por algunos sectores.

“Si bien es cierto los padres y las madres son los principales responsables de la educación de sus hijos no es menos cierto y es absolutamente imperioso que la educación sexual integral se incorpore a la malla curricular del Ministerio de Educación. Tienen que tener información veraz, confiable, científica de qué ocurre con sus cuerpos, cuando van cambiando, cuando van creciendo tienen que tener información de que pueden hacer con ellos y ellas, y que hasta dónde llega un adulto sobre sus cuerpos”, expresó la ministra Martinez.

El ministro de salud, Julio Mazzoleni, aportó datos estadísticos de la cantidad de niñas embarazadas solo en lo que va del año. “En el Cono Sur, Paraguay tiene una de las más altas tasas de fecundidad y sólo en lo que va del año hasta julio de este año, tenemos ya 282 embarazo en niñas menores de 14 años, y tenemos más de 7500 embarazos en niñas entre 14 y 19 años. Estos números que interpelan, requieren una innovación en el abordaje y buscamos siempre todo tipo de estrategias para poder cambiar esta realidad. En primer lugar hay que hacer visible el problema, hay que mostrarlo, y en segundo lugar hay que desnaturalizar, por eso nos sumamos fuertemente a trabajar en esto desde la campaña, porque una niña embarazada, es una niña abusada” señaló el jefe de la cartera sanitaria.

Cada año, niñas de entre 10 y 14 años dan a luz a casi 700 bebés, que se presume son producto de abuso sexual, ya que el consentimiento no es libre ni informado. Si la franja etaria de las adolescentes con hijos se amplía de los 10 a los 19 años, la cifra anual llega a casi 20.000 hijos y ubica al Paraguay en el primer puesto de los países del Cono Sur, con la más alta tasa de fecundidad adolescente (72 nacimientos por 1.000 mujeres entre 15 y 19 años).

La campaña Ñañangareko considera que una niña embarazada es una niña abusada, porque sus derechos son vulnerados ante la situación de embarazo en esta etapa de la vida. Matar es un crimen y las relaciones sexuales entre un adulto y una niña o adolescente también lo son.

Para hacer frente a esa realidad, propone prevenir el embarazo precoz con las siguientes estrategias:

  • Hablando.
  • Educando.
  • Denunciando los casos de abuso sexual.

Ñañangareko propone involucrar y fortalecer a las familias en su rol de garantes de  derecho de niñas y adolescentes y a las comunidades en la prevención del abuso sexual y del embarazo adolescente. La campaña también insta a la ciudadanía a ser parte de la solución denunciando cualquier caso de abuso en las líneas 147 (Fono ayuda) o 911 de la Policía Nacional.

Según el Ministerio Público, existe un promedio de 8 denuncias de abuso sexual en niños, niñas y adolescentes por día. En los meses de mayo y junio de este año, el MINNA ha registrado 173 casos de abuso sexual, siendo originados en el entorno familiar el 80% de los casos de violencia y abuso sexual.

 

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + dos =