Como si el coronavirus nunca hubiera ocurrido

Miles de personas participaron en una gran fiesta de música electrónica durante el fin de semana en un parque acuático en Wuhan, la ciudad donde surgió el Covid-19 a fines de 2019.

 

El popular Parque Acuático Wuhan Maya Beach estaba lleno de gente bailando en traje de baño y lentes para agua en un festival de música electrónica. Muchos de ellos montados en botes de goma o sumergidos hasta el pecho en el agua sin que mediara una distancia prudencial entre ellos.

El parque acuático reabrió en junio después de que Wuhan se abrió gradualmente después de una cuarentena de 76 días y restricciones estrictas para tratar de controlar la propagación del virus.

La “pool party”  tenía un escenario  frente a las piscinas donde se encontraban  las miles de personas en su mayoría unas pegadas a otras, bailando y  tomando fotos en teléfonos protegidos en bolsas de plástico alrededor de sus cuellos.

Algunos de los asistentes se habían puesto chalecos salvavidas, pero lo llamativo es que no se vio a ninguno de los asistentes a la fiesta usando mascarillas de protección contra eventuales contagios de Covid-19, a pesar de haber sido el epicentro de la pandemia.

Los primeros casos conocidos de Covid-19 surgieron en Wuhan a fines del año pasado, una ciudad de 11 millones de habitantes, para que luego el virus se propagara por todo el mundo y matara a cientos de miles además de paralizar las economías.

La cuarentena se levantó en abril y no se han reportado oficialmente nuevos casos de transmisión comunitaria en la provincia de Hubei, donde Wuhan es la capital, desde mediados de mayo.

A pesar de ello, se criticó fuertemente la irresponsabilidad de las personas que asistieron al show, teniendo en cuenta la pandemia aún no ha terminado y solo bastaría una chispa para que una segunda ola irrumpa en países como China, que al parecer ya están a salvo.

 

Foto: AFP

 

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − dos =