Vacuna de Oxford: se pausaron las pruebas debido a aparición de casos adversos

En julio pasado, la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca anunciaban que habían llegado a una fórmula aparentemente exitosa de vacuna contra el Covid-19. Lamentablemente, los avances en la investigación fueron suspendidos este martes, debido a la aparición de posibles casos adversos en los testeos.

En julio pasado, el mundo recobró la esperanza cuando se supo que investigadores de la Universidad de Oxford -en asociación con la farmacéutica AstraZeneca- habían conseguido dar con una fórmula de vacuna que, en fases 1 y 2 de ensayos en laboratorio, funcionaba casi en el 100% de los casos y sin mayores reacciones adversas. La noticia informaba que se comenzaría a testear en fase 3, es decir, a gran escala, con centenares de miles de voluntarios.

Lamentablemente, este martes 8 de septiembre voceros de Oxford y AstraZeneca informaron que la fase 3 de su proyecto de vacuna fue puesta en pausa, debido a que uno de los voluntarios -un habitante del Reino Unido- desarrolló efectos adversos severos.

No se sabe si la suspensión fue ordenada por autoridades británicas o si voluntariamente los investigadores la decidieron, aunque se cree que lo más probable sea este último caso.

Stat, el portal de noticias norteamericano especializado en la salud, informó que se trata de una situación de rutina, que se desencadena cuando alguno de los voluntarios desarrolla una enfermedad que podría ser potencialmente explicada por el uso de la vacuna. De manera a asegurar la integridad de las pruebas, se procede a la suspensión de las mismas hasta que se haya analizado fehacientemente qué fue lo que pasó con el caso sospechoso.

Las pausas en testeos clínicos no son raras, al contrario; los investigadores no se muestran muy preocupados pero se desconoce cuánto tiempo durara la pausa. Eso dependerá del tiempo que duren los análisis ad-hoc para descartar la peligrosidad de la fórmula y poder proseguir con la fase 3 de manera segura.

La vacuna de Oxford y AstraZeneca estaba siendo puesta a prueba en el Reino Unido, Estados Unidos, Brasil y Sudáfrica.

Se desconoce cuál fue exactamente el efecto adverso que presentó uno de los voluntarios, pero se supo que se espera que dicho voluntario se recupere pronto. Probablemente, la situación excedió los efectos adversos esperados que se manifestaron durante las fases 1 y 2, es decir, la aparición de fiebre, dolor de cabeza, dolor corporal, síntomas que en todos los casos fueron leves o moderados.

El vocero de AstraZeneca advirtió que en pruebas de gran escala, como la fase 3 de la vacuna que están desarrollando (que lleva el nombre de AZD1222), siempre sucede la aparición de enfermedades repentinas, las cuales suelen darse de manera casual sin vínculo con las fórmulas testeadas, pero que, de todas maneras, los responsables deben frenar las investigaciones para analizar qué fue lo que pasó. Aseguró que la empresa está comprometida con la salud de los voluntarios y con la rigurosidad científica.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + diez =