Groddeck el niño, el salvaje, del psicoanálisis

Paranaländer habla hoy de un controvertido personaje del mundo psicoanalítico, autor además de novelas, el médico y escritor alemán George Groddeck.

Me siento como un niño al que los mayores tienen por bueno,

mientras que en el fondo esconde en sí todo tipo de cosas que,

bien sabe, no serían aprobadas por sus padres

GG

Georg Groddeck el único escritor de ensayos (El libro del Ello. Cartas psicoanalíticas a una amiga, 1923) y novela (El buscador de almas, 1921) del entorno psicoanalítico que me frecuento con placer.

La enfermedad, dice explícitamente Groddeck, es una creación, como una obra de arte, muy a menudo la única de la cual el individuo todavía es capaz en su alienación. Groddeck, a principios del siglo XX, dijo tan acertadamente que los únicos tres compañeros de los seres humanos desde la cuna hasta la tumba son sangre, orina y excrementos.

George Groddeck, autor de la novela «llena de humor muchas veces hilarante» (Döblin dixit) El buscador de Almas, trató el caso -considerado por Freud de incurable- del cuñado homosexual y cocainómano de Ítalo Svevo (quien acompañando a Bruno Veneziani durante el tratamiento fue huésped de Groddeck en el sanatorio de Marienhole y se pasó leyendo la novela de éste que fue modelo posteriormente de La conciencia de Zeno).

El mayor descalificador de Freud ha sido irónicamente un seguidor como Groddeck: en su genial y desopilante novela El buscador de almas (elogiada por el propio Freud) se asiste al mejor y (único) uso (legitimo) de la técnica freudiana (reducir todo a sexo alcanzando la imaginación cotas impresionantes, aplicar su dogmática exegética sexual a cada detalle del mundo) pero llevado hasta un grado delirante, satírico.

  1. Groddeck dice que el sufrimiento del parto es el mayor orgasmo de la mujer. 2. Groddeck dice que la madre enseña a masturbarse al niño.3.  Groddeck dice que la mujer que temer ser violada en realidad lo desea. 4. Groddeck dice que el estreñimiento es una paja del culo. 5. Groddeck dice que la civilización está construida sobre la paja. 6. Groddeck es más gracioso que Freud, aunque los dos son cuervos nihilistas. 7. Groddeck dice que el ello, un monstruo ciego e idiota, solo se comunica con símbolos como los sordos con señas 8. Groddeck dice que el sueño es una letrina donde nos desaguamos de nuestras porquerías.

Groddeck nació en Bad Kosen (Alemania) en 1866. Último hijo de un médico, estudió medicina en Berlín, donde fue discípulo de Ernst Schweninger, creador de una terapia basada en dietas y masajes. Cuando se mudó a Baden-Baden en 1897, fundó una clínica que se hizo famosa en pocos años y atrajo a pacientes de toda Europa. Sus vivencias clínicas y sobre todo el descubrimiento de la importancia que los símbolos pueden adquirir en la vida de las personas, lo acercaron, sin darse cuenta, al psicoanálisis. En 1917 le escribió una carta a Freud declarándose converso al psicoanálisis y a partir de ahí comenzó una amistad entre los dos que duró toda la vida.

En 1921, gracias al apoyo de Freud, Groddeck publicó una novela psicológica El buscador de almas (“Parece que el libro provoca una aversión generalizada”, en Carta a Freud, 1920) y ese mismo año comenzó El libro del ello (“Desde hace algunos años he estado tramando un libro que debería expresar mis pensamientos de una manera tranquila y comprensible. Creo que en invierno me retiraré unos meses para terminar este trabajo. Pero me temo que no te gustará demasiado, ya que contendrá mucho misticismo y mucha fantasía. También para mis relaciones contigo será una gran cosa cuando haya dado a luz a este monstruo”, carta a Freud), publicado dos años después, que fascinó a Freud y consagró a Groddeck como «analista salvaje». Murió en 1934.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × tres =