Arde Paraguay

Sequía, altas temperaturas y fuego fueron la tónica de este fin de semana en Paraguay. Voraces incendios arrasan campos, bosques e incluso zonas urbanas. El vertedero de Cateura también es golpeado por el fuego.

 

La prolongada sequía y las altísimas temperaturas a lo cual hay que sumar el criminal actuar de algunas personas convirtieron al Paraguay este fin de semana en un verdadero infierno. Los incendios llenaron de humo el aire y lo convirtieron en algo peligroso para la salud.

Durante la jornada del sábado se informaba la existencia de cerca de 100 focos de incendio. Pastizales, bosques e incluso viviendas fueron devoradas por la voracidad de los fuegos.

La ciudad de San Bernardino fue muy afectada, en especial la zona de los humedales –que de húmedos no le quedan nada debido a la sequía-  donde se pudo observar importantes focos de incendios que incluso llegaron hasta zonas residenciales.

Fotos y videos subidos por internautas a las redes sociales dan cuenta de la gravedad de la situación de estos incendios que arrasan sin piedad con todo lo que se lo ponga en frente. Los bomberos voluntarios informaron que incluso un carro bomba de una de las compañías fue alcanzado por las llamas y que uno de los combatientes fue derivado a un centro asistencial.

La Itaipú Binacional también informó acerca de la presencia de grandes focos de incendios en sus reservas que estaban siendo sofocados con ayuda de los bomberos de la institución además de cuantiosos guarda parques.

El vertedero de Cateura tampoco fue la excepción. Desde hace varios días atrás que se vienen arrastrando inconvenientes con el fuego, pero en la jornada del domingo se pudo observar un incendio de gran magnitud que despedía una importante columna de humo que inundaba las ciudades aledañas.

Estos incendios son producidos casi en su totalidad por la irresponsabilidad humana dolosa y culposa. Es así debido a que en épocas de sequía muchas personas prefieren utilizar el fuego para “limpiar” el campo de las malezas para convertirlos en zonas agrícolas o en pasturas para el ganado.

La quema de pastizales con vientos como lo que se presentaron en estos días, posteriormente se vuelve incontrolable y afecta a todos los campos y bosques de la zona donde se inició el incendio.

Es urgente que desde el Legislativo se promuevan leyes que castiguen con mayor rigor a quienes irresponsablemente generan estos incendios, ya que las normas que hoy se tienen son muy débiles y la responsabilidad punitiva es muy difusa.

Comparte