Trump cayó enfermo de Coronavirus

Las ironías del destino les jugaron una mala pasada a aquellos que hicieron fuerte campaña contra el virus, cuarentenas y apego a medidas sanitarias. Primero fue Boris Johnson, luego Jair Bolsonaro. Ahora, le llegó el turno nada menos que al gobernante más poderoso del planeta.

Desde inicios de la pandemia de Covid-19, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, minimizó los efectos de la enfermedad. Hizo campaña activa contra confinamientos y cuarentenas, se negó a utilizar el tapabocas, echó a funcionarios que lo contradecían, apoyó a quienes también sostenían su propia postura cuasi negacionista.

Sin embargo, esas ironías del destino terminaron castigando su incredulidad: él mismo y su esposa Melania Trump dieron positivo al examen del Covid-19, y ahora guarda cuarentena para evitar que su cuadro clínico se agrave, dada su avanzada edad.

La situación pareciera responder a una maldición: tres de los más grandes y poderosos negacionistas fueron “castigados”, empezando por el primer ministro británico, Boris Johnson, luego le tocó el turno a otro gran detractor de enfermedades, virus y vacunas, Jair Bolsonaro y ahora, como si de una tragicomedia se tratara, le tocó el turno al presidente del país más poderoso de la tierra.

Cabe recordar, no obstante, que hace pocos meses, cuando Trump descubrió que suavizar su tesis negacionista y darle algún que otro crédito al Coronavirus podría traerle cierto rédito electoral, se mostró más “amigable”, y hasta permitió a sus asesores en materia de salud que se expresaran más libremente.

Algo similar aconteció con Bolsonaro, que finalmente obtuvo provecho político con su convalecencia, muy sui generis, por lo demás, ya que seguía apareciendo en actos públicos hasta sin mascarilla.

Ahora Trump y su esposa dicen estar bien y guardando reposo quietecitos. Algunos escépticos hasta ponen en duda la veracidad del contagio, sobre todo a un mes casi exacto de las elecciones presidenciales en la que el escenario no aparenta ser tan favorable al verborrágico mandatario estadounidense.

Comparte