Rabearivelo, príncipe de los poetas malgaches

Paranaländer presenta la obra del poeta Jean-Joseph Rabearivelo (1901-1937), una de las mayores figuras literarias de Madagascar.

Por: Paranaländer

“Donde estas amiguita mia que no conozco

y que no obstante me conoces

y murmuras mi nombre

Donde estas hermosa que nunca jamas he visto

y que no obstante duermes en mi cabeza

y tienes

sueños en mi corazon

Donde

donde estas”

(Le triple chiffre

Pour Alfonso Reyes et Armand Guibert,

Jean-Joseph Rabearivelo)

Jean-Joseph Rabearivelo (1901-1937). Nacido en la capital de Madagascar, Antananarivo, cuya población es más malaya o indonesia que africana por su posición de isla entre el Índico. Perteneciente a una familia noble local empobrecida, abandonó los estudios para dedicarse a los más variopintos oficios.

Toda su formación es autodidacta, por ejemplo su afán en aprender (además de latín y esperanto). y escribir en español. Escribió en francés (bajo influjo de poetas simbolistas), malgache (poesía tradicional en la línea de los hainteny) y español (una prueba de su español es el poema epígrafe copiado ut supra).

Se carteó con Alfonso Reyes, Valery, fue un obsesivo diarista (destruido por el autor en parte), traductor (Góngora, Anthologie de la Poésie hova, Valéry al malgache), dramaturgo, novelista, poeta.

Se suicidó (ingiriendo 10 gramos de cianuro de potasio) ya por su frustración de no ser enviado por la administración colonial a la Exposición Internacional de París (1937), ya por sus achaques (asmático), por problemas con drogas, económicos…

«El príncipe de los poetas malgaches» —así lo llamó Léopold Sédar Senghor en su famosa antología de 1948. Del libro Traduits de la nuit (1935), hemos extraído dos poemas.

Que rata invisible

viene de las paredes de la noche

a roer la torta lechosa de la luna?

Mañana por la mañana,

cuando se haya ido,

habrá marcas de sangrado de dientes.

Mañana por la mañana

los que han bebido toda la noche

y los que han abandonado sus cartas,

parpadeando a la luna

tartamudearán:

¿De quién son esos seis peniques

que ruedan sobre la mesa verde?

«¡Ah!», Agregará uno de ellos,

«Nuestro amigo lo ha perdido todo

y se suicidó! «

Y todos se reirán

y, tambaleándose, se caerán.

La luna ya no estará ahí:

la rata la habrá llevado a su agujero.

¿Qué está pasando debajo de la tierra?

¿En el nadir distante?

Inclínate cerca de una fuente,

Cerca de un río

O de una fuente:

Verás la luna ahí

Caído en un agujero

Y te verás ahí

Brillante y silencioso

Entre árboles sin raíces,

¿Y de dónde vienen los pájaros tontos?

Comparte