¿Qué hizo la oposición con los fondos sociales de las binacionales cuando estuvo en el poder?

Luego del veto presidencial a la incorporación de los fondos sociales de las binacionales al presupuesto por inconstitucional, la oposición se rasga las vestiduras olvidando que ellos hicieron uso discrecional de esos recursos.

 

El Poder Ejecutivo emitió el Decreto N° 4.362, por el cual se objeta totalmente el proyecto de Ley N.° 6640/2020, “Que incorpora los gastos socioambientales de las entidades binacionales Itaipú y Yacyretá-lado paraguayo, al Presupuesto General de la Nación-Ministerio de Hacienda”.

El veto presidencial menciona que la propuesta es inconstitucional y transgrede los tratados internacionales. En consecuencia el Ejecutivo propone que las inversiones y gastos realizados por las Binacionales para apoyar a los distintos organismos y entidades del Estado, se podrán incorporar y ejecutar a través del PGN, con la firma de convenios entre ambas partes, estableciéndose claramente el objeto de los convenios.

Además se menciona que estos recursos acordados se incorporarán al presupuesto de cada Organismo y Entidades del Estado a través de un decreto, con lo cual se podrán ejecutar dichos recursos, conforme a las normas que la rigen.

La pregunta que queda flotando es la siguiente: ¿Qué hizo la oposición los con fondos sociales de las binacionales cuando fueron Gobierno?

Gran parte de la oposición, entre los que se encuentran los miembros de la bancada del Frente Guasu, cuyos integrantes hoy son férreos defensores de la idea de que por una ley nacional se puede someter administrativamente a una entidad binacional, sostienen a boca llena que el proyecto “no toca” el Tratado.

Llegan a decir, incluso, que en los años 2010, 2011 y 2012, los fondos sociales de las binacionales ya pasaron por el presupuesto general de gastos de la nación, lo cual es absolutamente falso.

Cuando la oposición estuvo en el Gobierno, la coalición gobernante -y específicamente uno de los firmantes del proyecto en cuestión, Fernando Lugo- había anunciado con bombos y platillos que enviarían los fondos “socioambientales” de la Itaipú Binacional al Congreso, dando a entender que el presupuesto de ayuda social sería transferido en su totalidad al Gobierno Nacional para su ejecución. Aquello no ocurrió.

Lo único que el aquel Gobierno hizo, durante 3 años, fue hacer convenios bilaterales entre la Itaipú Binacional y diferentes ministerios y organismos, por los cuales, bajo ciertas condiciones, la Itaipú se comprometía a transferir –en concepto de donación- recursos para ciertos proyectos a ser ejecutados por estas instituciones. Para lo cual, de manera a incluir estas donaciones dentro de su presupuesto, solicitaban ampliaciones presupuestarias al Congreso Nacional.

Por ejemplo, la ley 4191/2010, que dispone: “Apruébase los términos del Convenio de Donación N° 4500014825/2010 Itaipú – Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), destinado al Desarrollo del Proyecto de Mejoramiento de Tramos Viales en Zona de Influencia de la Itaipú y otras áreas de Interés (Departamentos de Alto Paraná, San Pedro y Canindeyú), conforme al Anexo que se adjunta y forma parte de esta Ley”

Claramente puede verse que es totalmente mentira aquello de que sometieron el presupuesto de la Itaipú al presupuesto nacional. Eran donaciones de la binacional a un ministerio, que subsiguientemente se aprobaban por el Congreso. Es una falacia del luguismo afirmar que los fondos sociales ya pasaron por el Congreso.

El propio Gustavo Codas, quien fuera director paraguayo de la Itaipú,  había dejado en claro en que concepto la binacional aportaba al Estado: “El Congreso aprobó convenios por un valor total de 27 millones de dólares, y la semana pasada, ya se hizo el primer desembolso de casi 12 millones de dólares, lo que da 44% del total aprobado, de acuerdo al cronograma de los propios convenios

Así como en su momento pasaron por el Congreso las donaciones de Itaipú, también pasan miles de operaciones de “Cooperación Técnica No Reembolsable”, tal como el propio Lugo denominó a los aportes de la binacional (ver exposición de motivos de la Ley 4191/2010, remitido por el Ejecutivo).

Para entender el carácter de los actos a los que la oposición, con cinismo, dice que fueron sometidos al parlamento nada mas hay que leer uno de los convenios firmados entre la Itaipu y el MEC, en este caso.

El texto del convenio en cuestión, de por sí, echa por tierra todas las afirmaciones que hoy puedan alegarse en el sentido de la posibilidad de “integrar el patrimonio de las binacionales al presupuesto nacional”.

En primer lugar, el convenio habla de la constitución de la Itaipú mediante un tratado y dice que tiene como sedes Asunción y Brasilia, no habla de lado paraguayo y lado brasilero. Fue firmado por ambos directores. ¿Por qué si solo mediante una ley, pueden integrar el presupuesto de la Itaipú al presupuesto nacional, hicieron firmar el convenio al director brasileño?

El convenio –entre otras cosas- no disponía la transferencia de los recursos al Ministerio de Hacienda, sino a una cuenta especial, para la ejecución del proyecto en cuestión.

Si, como aseguran la oposición, ya se integró antes el presupuesto de la Itaipú al presupuesto nacional, ¿por qué la binacional desembolsaba recursos solo cuando recibía una rendición de cuentas de los valores antes transferidos al proyecto?

Es evidente, en toda la extensión del texto del acuerdo, el reconocimiento a la Itaipú como una persona jurídica diferente al Estado Paraguayo porque, de no ser así, se habrían transferido los fondos al Ministerio de Hacienda y éste, de acuerdo con las proyecciones establecidas, haría el desembolso y no la Itaipú de acuerdo a rendiciones de cuenta recibidas.

Hay una gran diferencia entre “integrar el presupuesto al presupuesto nacional”  y hacer un “convenio de donación”. El convenio de donación implica aprobar legislativamente la voluntad de la conducción de la binacional, mientras que la “integración” consiste en el despojo del patrimonio de una persona jurídica de derecho internacional, mediante una ley nacional.

Además, si lo que hicieron en aquel momento fue tan bueno, ¿por qué lo hicieron por un periodo corto de tiempo y no durante toda la gestión?.

Se podrían decir muchas cosas mas. Pero es evidente el desprecio a la verdad y a la legalidad por parte de la oposición. Su cinismo está bañado de oportunismo político.

 

Comparte